Todo el cáñamo que comercializamos, es el cáñamo que cultivamos nosotros mismos, el cual proviene de semillas certificadas por la Unión Europea que nos asegura que su nivel de THC nunca será superior al 0.2%. Para más seguridad, de manera periódica mandamos nuestro producto a laboratorios externos e independientes para analizarlo, así podemos controlar que nos mantenemos en los niveles exigidos de THC por la Unión Europea y a su vez, poder demostrar el alto nivel de CBD que posee nuestro producto.

El cumplimiento de todos esos pasos son los que nos han permitido ser la primera empresa a nivel nacional con registro sanitario para elaboración, transformación, venta de cáñamo y derivados del mismo.

El estercolado inicial a mano, arado de los campos a mano, sembrado a mano, recogida y secado a mano y por supuesto sin olvidar el riego con agua de deshielo proveniente de las más altas cumbres de Sierra Nevada, son los factores que hacen que sumándole el máximo cariño a nuestro trabajo, consigamos un producto de la más alta calidad.